Cómo proteger la pala de pádel en verano

Ya estamos a las puertas del verano y el intenso calor de esta época del año se convierte en uno de los grandes enemigos de la pala de pádel. Hoy quiero explicarte como proteger tu pala de pádel en verano. Los materiales con los que se fabrican las palas de pádel se comportan de forma diferente al alcanzar un temperaturas superiores a 45ºC. Los fabricantes de goma EVA ofrecen productos que a partir de los 50ºC pierden las propiedades mecánicas de capacidad de rebote, resistencia, dureza, etc. para las que fueron diseñadas.




Sin embargo, muchas veces se suele guardar la pala en el maletero del coche para que esté siempre a mano, sin ser conscientes de los perjuicios que esto conlleva. Durante los días de más calor, el maletero o el interior de un coche puede llegar a alcanzar los 60ºC. Una temperatura que, como ya nos advierten la mayoría de fabricantes de palas de pádel, altera las propiedades mecánicas de la pala. Haciendo que se vuelva más blanda, menos precisa y con menos potencia. Pero sobre todo, afecta a que disminuye su resistencia ante las roturas.

Aquí os dejamos unos sencillos consejos para asegurar la durabilidad y prestaciones de una buena pala de pádel:

  1. No abandonar la pala en el maletero si el coche va a estar sometido a altas temperaturas o expuesto al sol durante horas. Como ya he comentado antes, muchas veces se suele guardar la pala en el maletero del coche. Alcanzando así temperaturas de hasta 60ºC. Esto provocará que los materiales de tu pala pierdan para siempre sus prestaciones.
  2. No dejar la pala en el salpicadero o en la bandeja trasera bajo los cristales del coche ya que las lunas de nuestro coche actúan como lupa. Exponiendo a la pala de pádel a una temperaturas superiores aún a las del maletero. roteger la pala de padel del calor
  3. Intentar guardar siempre la pala en su funda, mochila o paletero para mejorar su conservación y evitar así posibles golpes y rozaduras. Tu pala te lo agradecerá.
  4. Guardarla en un lugar seco y aireado. Guardar tu pala en un lugar excesivamente húmedo, hará que sus materiales vayan absorbiendo parte de esa humedad. Perdiendo así algunas de sus propiedades.
  5. No dejarla expuesta la sol tras el cristal de una ventana y evitar dejarlas en sitios cercanos a focos de calor como por ejemplo encimas de radiadores.



Siguiendo estos pocos y sencillos consejos, sobretodo durante los meses de más calor del año, se puede alargar la vida y propiedades de nuestra pala de pádel notablemente. Si quieres explicarnos algún otro consejo para compartirlo con todos los compañeros, te agradeceríamos que nos dejes un comentario explicándonos, que haces tu para proteger tu pala de pádel en verano.

Deja un comentario

*